Loading...

martes, 24 de marzo de 2015

CUMPLIENDO 21 AÑOS CON EL AUTISMO

Hoy hace 21 años llego a mi vida mi hijo Juan Pablo, era un niño deseado y esperado con mucha alegría, mi embarazo fue normal, la única diferencia con el nacimiento de sus otros dos hermanos es que nació por cesárea y los mayores por parto normal.
Hoy más que nunca creo que el tiempo pasa muy rápido, y además nos da todas las fuerzas para seguir adelante, pues por muy fuerte que ha sido el golpe de enfrentarnos al autismo, seguimos buscando como vivir la vida de la manera más digna posible.
Hemos vivido ya muchas etapas, la primera del ¿porque a mí? ¿Y luego ponernos las botas y olvidarnos del porque a mí? ¿Luego, cómo soluciono? ¿Cómo hago para que mi hijo se pueda integrar?  Pasan días meses y hasta años mientras que nos adaptamos a tener un hijo que nace con autismo, pero igual tarde o temprano nos acoplamos y actuamos para seguir adelante con nuestro hijo.
Hoy lo único que quiero como desde un principio es que Juan Pablo sea feliz, que se adapte a la sociedad que le ha tocado vivir. He tenido la gran suerte de que aunque fue diagnosticado como el típico niño que nunca se iba a comunicar, Juan Pablo tiene sed de comunicación  con su entorno, a su manera.
No vengo a contarles la historia del niño genio que fue autista, no, Juan Pablo  es una persona con autismo, que no ha podido ir a un colegio de neurotipicos, pero que si puede ir sólo a su colegio, que expresa lo que quiere, lo que le gusta y lo que no le gusta, que sonríe, que te identifica con tú nombre y apellido, que tiene memoria  fotográfica, que ha logrado medallas en natación porque esta confederado y participa en competiciones.
 Juan Pablo es un chico que le encanta la música, le gusta el patinaje sobre hielo y lo hace muy bien, sabe esquiar y cuando llega el invierno comienza a pedir que le lleven a esquiar, disfruta al máximo de todos los deportes que practica y lo manifiesta con mucha alegría.
A veces me cuesta seguir escribiendo este blog, porque me desnuda el alma, pero luego pienso que si hace 20 años hubiera tenido acceso a tanta información de primera mano cómo la tenemos hoy, la vida y el camino recorrido habría sido más fácil, luego sí, aunque me cuesta bastante, seguiré escribiendo, porque sé que de esta manera las familias que están empezando el recorrido sabrán que todo por difícil que parezca tiene su recompensa.

Soy una madre absolutamente convencida, en la capacidad que poseen  las personas con autismo, igual que los neurotipicos, siguen aprendiendo durante toda su vida, lo digo con toda la autoridad que me da la experiencia con mi hijo. Cuanto más pasa el tiempo, veo que mi hijo aprende con mayor facilidad. 
Nuestra única intención es contar nuestra experiencia y con ella ayudar a informar, como es la vida de una persona con autismo. 
Muchas gracias por leernos y seguirnos, y compartir la información que aquí estamos plasmando, sus opiniones son muy importantes, luego les invito a dejarlas. Gracias, gracias, gracias!!