Loading...

domingo, 23 de febrero de 2014

BENEFICIOS DE LA MÚSICA EN LAS PERSONAS CON AUTISMO



LA MÚSICA ES PARA EL ALMA LO QUE LA GIMNASIA PARA EL CUERPO. Platon.         Cuando nos  diagnostican a un niño con autismo, uno de los problemas que por lo general llegamos a tener es el creer que existe una cura para este trastorno generalizado del desarrollo (TEA). Pero es absolutamente entendible, en principio todo lo que hacemos es para que estos niños puedan entender nuestro mundo, con el paso del tiempo vamos entiendo que lo importante es llegar a ser parte de su mundo y que sean absolutamente felices. En últimas es lo que todos los seres humanos perseguimos, tener una vida armoniosa y feliz.
En el caso particular nuestro desde que lo diagnosticaron empecé a ponerle música y habían algunas piezas de música clásica que con solo dos años y medio le encantaban, pero lo mejor de todo era que le calmaban la hiperactividad en esos momento, se relajaba, entonces eso me dio más ideas, por ejemplo para dormir le colocaba música, o cuando su hiperactividad estaba que lo desbordaba entonces le ponía música y eso le hacía parar.  Era increíble ver como se aprendía las canciones infantiles, cuando salíamos de casa en el coche ya sabíamos que la única música que se escucharía en el coche era la de Juan Pablo, a veces para mis otros hijos era un poco molesto pero con el paso del tiempo lo fueron entendiendo y nadie protestaba, se sabía que eso le beneficiaba, y sobre todo se le veía feliz. Siempre todos los tratamientos terapéuticos que me dicen que le puede beneficiar y si están al alcance de mi presupuesto he tratado de en lo posible siempre de que pueda acceder a ellos, así fue como un día me recomendaron el METODO TOMATIS, sin entrar en la parte técnica es una terapia con música de Mozart y cantos gregorianos, en la que participamos los dos  activamente, esta terapia fue creada por un científico francés, más exactamente el Dr Alfred Tomatis, de ahí su nombre, este científico descubrio que las vibraciones percibidas por el embrión en el útero materno... lo codifican. Bueno algunos se podrán preguntar por que Mozar? Los compases de su música coinciden con el ritmo neurológico humano. También es útil el gregoriano, que nos acompasa con el correcto tempo fisiológico respiratorio.

Con nuestra experiencia puedo decir que si,  la música  puede ayudar a nuestros hijos con autismo, hoy en día Juan Pablo escucha la música que escuchan los chicos de su edad, conoce perfectamente quien es el interprete de determinada canción, es genial no habla ingles pero canta en ingles con una pronunciación muy limpia, como lo hace? no lo se, le encanta oir música siempre que va en el coche tiene su emisora favorita y la sintoniza, tiene buen ritmo y le encanta bailar, por eso cuando en el grupo de ocio programan una salida a la discoteca a él le encanta y se lo pasa muy bien, eso lo hace realmente feliz. 
Desde el punto de vista de socialización es fantástico pues si a Juan Pablo no le gustara la música nunca hubiera aprendido a bailar, y por lo tanto no existirían las esporádicas salidas a la discoteca, además es una forma de relajarse como lo hacemos todos cuando oímos música, luego toda terapia con música bienvenida sea, eso de que la música amansa a las fieras es una frase que a  mí me viene bien, pues cuando era apenas un chiquillo le calmaba todas las rabietas, y hoy en día que esta próximo a cumplir los 20 años, le calma el mal carácter pues como cualquier otro ser humano tiene sus momentos de bastante mal humor. Para mi que viva la música!!!!!!!! Nos gustaría saber su opinión o si sabe de alguna terapia especial, para autistas o personas con autismo, también nos interesa. GRACIAS

domingo, 16 de febrero de 2014

EL AMOR EN LAS PERSONAS CON AUTISMO

Nadie en el mundo te puede dar un amor más puro y transparente que una persona con autismo. He querido hacer referencia al tema del amor y el autismo ya que acabamos de celebrar con bombos y platillos el día de San Valentín. No escribo desde el punto de vista científico lo reitero, si no  desde nuestra experiencia con Juan Pablo, son las vivencias a lo largo de los años, las cuales me dan  autoridad para contar cada situación como puede influir en las personas con autismo, aún siendo a veces tan diferentes. Todos sabemos que el amor es el sentimiento más  poderoso en el ser humano, que es capaz de derrumbar las barreras más infranqueables que existan en el mundo. Con estos niños cuando empezamos a recorrer el camino lo primero que volcamos es todo el amor del mundo porque en el caso particular de  nuestro  hijo tenía resistencia táctil, no permitía ni una caricia le molestaba todo contacto físico, era  todo un problema llegar a tocarlo, por lo tanto a la hora de bañarlo y aplicarle el champú el jabón y la crema para el cuerpo  el mundo se le venía encima a mi pobre Juan Pablo.  Ahí es donde entró el infinito amor de madre, me dedique a hacerle masajes con aceite por todo el cuerpo, en principio eran una tortura para él, pero a medida que yo seguía persistiendo fue cediendo hasta el punto de poder llevarlo a la peluquería a  cortar el pelo, comenzó a recibir los abrazos y a darlos con todo el amor del mundo, pues cuando mi hijo da un abrazo lo da de verdad. Recuerdo cuando tenía aproximadamente cinco años que el psicólogo del colegio me dijo tienes un arma muy poderosa a tú favor, Juan Pablo es un niño que da y recibe mucho amor es un niño lleno de amor esto le ayudará mucho a lo largo de la vida, fueron unas palabras sabias. Cuando Juan Pablo se da cuenta que alguien lo quiere de verdad, no tiene inconveniente en decirle también te quiero, en responder a sus caricias y mimos. 

Hoy quiero darle las gracias primero que todo a mi hijo mayor y a mi hija que fueron de cierto modo los sacrificados, pues yo vivía volcada en ayudar a Juan Pablo y a veces llegaba al punto en cierta manera de abandonarlos a ellos sin darme cuenta, pero aún así  ellos han estado y siguen estando al lado de su hermano, llenándolo de amor todos los días de la vida, protegiéndolo y ayudándolo en todo lo que más pueden, jamás me han reprochado que él sea el hijo más protegido y cuidado por su madre, al contrario ellos también siempre están preocupados por el diario vivir de su hermano y por el futuro, es tanta su dedicación que a veces me siento culpable y pienso en qué momento me necesitaron  y no estuve a la altura por estar pendiente de su hermano?. Lo único que sé es que mis hijos son el centro de mi vida y las personas más importantes. Fuera de mis hijos también a lo largo de la vida mis hermanos y mi madre han sido y siguen siendo un estupendo apoyo,  siempre están ahí cuando pienso o pensaba que no podía más ellos con su infinito amor me dicen “tú puedes”, sigue adelante, no pares. Tengo que darle las gracias en general a toda la familia por el inmenso cariño que le han profesado a Juan Pablo, porque siempre lo han visto como  suyo, por eso hoy más que nunca gracias. Cuando uno sale de su país de origen conoce mucha gente y hay algunos amigos y amigas a los cuales les debo mucho, porque apenas conociéndome me acogieron y me brindaron su amistad de una manera que hoy en día puedo decir que los veo como parte de mi familia. No es fácil socializar cuando tienes un niño con autismo, en su infancia cuando su hiperactividad es avasalladora, sin embargo doy gracias a Dios y a la vida por todas las personas que me aceptaron con Juan Pablo,  y que hoy en día ven a Juan Pablo como uno más de su familia, de verdad desde lo más profundo de mi corazón “gracias”. Gracias a todas las personas que me han ayudado con su infinito amor porque sin ellas la vida mía y de mi hijo hubiera sido mucho más difícil, sin embargo todas las personas que nos han brindado su apoyo nos han hecho el camino más fácil. También quiero decirles que Juan Pablo sabe cuánto lo quieren y por eso vive muy agradecido, y el cariño de mi hijo es absolutamente sincero. 
Cuando a una familia le diagnostican a uno de sus hijos como autista lo primero que los padres hacemos es con todo nuestro amor tratar de ayudarlo lo más que podemos, hoy en día, de hecho existen estudios relacionados con el tema del amor en las personas con autismo dentro de ellos uno que dice que una sola dosis de la hormona oxitocina también conocida como “hormona del amor”‎- suministrada a través de un spray nasal ha demostrado mejorar la actividad cerebral durante el procesamiento de información social en niños con trastornos del espectro autista. Los resultados coinciden con los obtenidos en una investigación de 2002 con adultos autistas. En aquel caso, esta hormona mejoró la cognición social de los pacientes. Una sola dosis de la hormona oxitocina u "hormona del amor"‎, suministrada a través de un spray nasal, ha demostrado mejorar la actividad cerebral durante el procesamiento de información social en niños con trastornos del espectro autista, informan investigadores de la Yale School of Medicine‎ de EEUU.
"Este es el primer estudio de evaluación del impacto de la oxitocina en la función cerebral en niños con trastornos del espectro del autismo", explica Ilanit Gordon, primera autora del artículo sobre la investigación que publica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), y profesora del Yale Child Study Center.
Gordon y sus colaboradores realizaron un estudio de método doble ciego (herramienta que se usa para prevenir que los resultados de una investigación puedan estar influidos por el efecto placebo o por el sesgo del observador) con 17 niños y adolescentes con trastornos del espectro autista.
A los participantes, de edades comprendidas entre los ocho y los 16 años y medio, se les suministró al azar un aerosol con oxitocina o un aerosol nasal con un placebo, durante una tarea que implicaba hacer juicios sociales. La oxitocina es una hormona de origen natural hormona producida en el cerebro y en todo el cuerpo. 
Cuando leo todas estas investigaciones, cobra mucha más importancia el amor y el cariño que todos y cada uno de ustedes le han dado a mi hijo Juan Pablo, solo quiero decirles: MUCHAS GRACIAS POR ACEPTARNOS Y APOYARNOS.
Nos interesan sus opiniones, déjalas en el blog para nosotros es importante, gracias.

domingo, 9 de febrero de 2014

INTEGRACIÓN EN LA SOCIEDAD DE LOS NIÑOS AUTISTAS



Se me viene a la memoria la época en que  me tuve que enfrentar con profesionales especializados en autismo porque  quería y exigía que mi hijo pudiera asistir a una institución educativa donde iban los neurotípicos, SIEMPRE SOLO ENCONTRABA OBSTÁCULOS. Cuando ya conseguí que pudiera ir a un centro educativo diferente al especializado en autismo, me hicieron firmar un documento donde era bajo mi cuenta y riesgo. Es decir toda la responsabilidad en caso de que el niño empeorara era mía, pues en ese entonces lo que yo pedía para la mayoría de profesionales era algo totalmente incongruente y descabellado.Claro yo era la madre obsesionada que no había aceptado que mi hijo era autista, ENTONCES LO QUE ME RECOMENDABAN ERA SER CONSIENTE QUE NO HABÍA NADA QUE HACER AL RESPECTO, obviamente no dentro del contesto literal, pero para un buen entendedor con pocas palabras basta. Mi intuición de madre y mi lógica me decía que era casi imposible que mi hijo fuera capaz de adquirir habilidades sociales si iba a estar siempre en un medio donde las habilidades sociales eran casi nulas. Fue un largo tedioso y a veces fascinante camino que fuimos recorriendo los dos para poder llegar a la integración social que hoy en parte a llegado a conseguir y por la que seguimos trabajando hombro a hombro con mi hijo Juan Pablo. Como en un principio solo le dieron dos horas de integración a la semana, en un colegio público, entonces decidí ver más alternativas, conseguí que lo aceptaran en una ludoteca publica donde compartía tres días en la semana durante una hora, con niños de su edad. Juan Pablo no tenia amigos para jugar los fines de semana había que solucionar este inconveniente, en el año 2000 descubro que existen ludotecas privadas y a unos precios muy económicos donde el niño podía entrar a jugar hasta tres horas los Sábados y Domingos, les comente como era Juan Pablo y me lo aceptaron con todo el amor del mundo, era el niño mimado de dos ludotecas en particular, que frecuentábamos los fines de semana. Aprendió a jugar con otros niños, a respetar los tiempos, a obedecer a personas que no sabían nada de autismo, a no atropellar a otros niños de su edad con su hiperactividad, lo más importante, era absolutamente feliz , salía con una sonrisa de oreja a oreja, y eso a mi me valía. Luego conseguí que fuera a otro colegio concertado con el estado, donde estuvo compartiendo por las tardes aula con los chicos de su edad hasta el grado de 5 primaria. Realmente allí aprendió muchas cosas elementales para poder vivir y compartir en sociedad, pero hubo una gran falla Juan Pablo, NECESITABA, apoyo de un profesional especializado en el aula y no lo permitieron, esa lucha la perdimos, entonces realmente mi hijo ya para comenzar la ESO, no estaba preparado académicamente, pues no le dejaron el apoyo. Nunca sabremos si hubiera podido o no continuar con los estudios pues no nos dieron la oportunidad. Bueno la vida es así a veces se gana y a veces se pierde. Juan Pablo continua su escolarización en colegios de educación especial, hoy en día va a un colegio en el cual ha aprendido mucho, en el poco tiempo que lleva. El anterior colegio no le aporto mucho a mi hijo, por eso recomiendo analizar muy bien  cada colegio que vayan estos chicos porque la razón es   la integración social que en último es lo que tanto nos preocupa a las familias.Por último recuerdo con nostalgia aquellos años en que integrar a nuestros hijos autistas era casi una utopía, tantas discusiones, tantas peleas para ver que hoy en día gracias a Dios, se ha entendido que la mejor forma de que los niños autistas avancen es buscando la integración social en la medida que sea posible. A las familias pero sobre todo a las madres que somos las que llevamos la mayoría de las veces esta gran responsabilidad, que no se desanimen que busquen siempre en todos los ámbitos de la vida la integración social de sus hijo. Nada es fácil, aqui es como cuando programamos unas vacaciones para ir  a la playa, y cuando desembarcamos no hay playa hemos llegado a un lugar maravilloso donde nos tocara aprender a esquiar sobre la nieve, es un sitio fantástico, pero nosotros queríamos estar bronceados y nos toco abrigarnos y aprender a esquiar. No todo el mundo conoce la nieve, y hay personas en este mundo que darían cualquier cosa por disfrutar la nieve. Disfrutemos de nuestros maravillosos hijos, a veces te dan más alegrías que los hijos neurotÍpicos,  el amor que día tras día recibimos de ellos no tiene precio. ANIMO MADRES Y PADRES. SI TIENES ALGUNA OPINIÓN QUE NOS PUEDA AYUDAR ADELANTE DÉJALA EN NUESTRO BLOG  
Buscábamos playa pero el mar estaba congelado!!........................................................

domingo, 2 de febrero de 2014

EL DEPORTE Y SUS BENEFICIOS EN LAS PERSONAS CON AUTISMO


En la vida de Juan Pablo el deporte siempre ha estado presente, desde los tres años practica la natación, aprendió  patinaje sobre tierra y luego patinaje sobre hielo, más adelante a montar en skateboard, también sabe esquiar en la nieve. Bueno todo esto lo practica como jovi el único deporte en el que esta en competición es la natación. Para el que nunca fue mi intención que lo practicara pero que lo hacia con bastante frecuencia y con una destreza impresionante fueron los cien metros escapada libre, porque no podía dejar la puerta de casa sin estar bajo llave, en el momento que me descuidaba ya estaba en la calle, por su cuenta y riesgo. 
Como lo he dicho desde un principio mi intención es contar nuestra experiencia, en ningún momento pretendo dar cátedra sobre autismo, pero también es cierto que como he vivido los resultados me siento con autoridad para decir que sí, que el deporte ayuda mucho a nuestros hijos. Al practicar tanto deporte Juan Pablo le fue bajando  la hiper actividad, él  mismo pide que lo lleven a practicar su deporte el día que le corresponde, entonces entiendo perfectamente que se siente bien, que es feliz con el deporte. En mi hijo el hecho de ser deportista, le ha ayudado a que prácticamente desaparezcan las rabietas que tanta angustia me producían como madre; a partir de los cuatro años podría decir  tuvo una adicción a los vídeo juegos, luego cuando lo llevaba a los centros comerciales era obligación llevarlo a estos sitios de los cuales después se negaba a salir, y la salida terminaba en una rabieta monumental, tanto así que una vez en un centro comercial llamaron a seguridad porque pensaron que yo le había echo daño al niño,claro era ilógico semejante rabieta solo por sacarlo de los vídeo juegos, en ese momento no sabía que hacer si atender a los guardias de seguridad o tratar de controlar a mi hijo. Bueno es evidente que todo tiene un proceso, y a veces para mi gusto y situación me parecía eterno, pero con el correr del tiempo he aprendido a ser absolutamente tolerante, creo que mi tolerancia en el proceso de aprendizaje de mi hijo y mío a llegado a un 95%, me incluyo también pues Juan Pablo me ha enseñado a lo largo de estos años muchas cosas que solo las he podido aprender de él y con él,  el grado de tolerancia, él me lo ha enseñado poniéndome al limite día tras día. He sido paciente y para mi  el más mínimo resultado de cambio de mi hijo es algo maravilloso, el hecho de que comenzara a dormir mejor y él mismo a pedir que lo llevaran a practicar deporte me hizo ver que  era y es feliz, aunque en principio se negaba a hacerlo. No tiene que ser un campeón ni mucho menos, sólo quiero que disfrute que sea una persona feliz, ese es mi gran objetivo su felicidad, eso es lo que siempre he buscado y seguiré buscando hasta el fin de mi existencia. Cabe aclarar que a parte del deporte Juan Pablo siempre ha recibido terapias, de las cuales más adelante hablaremos. !RECUERDEN NO HACE FALTA QUE SEAN CAMPEONES, SOLO QUE SEAN FELICES!